projectwp

PEMEX: Nuevo riesgo de privatización…

In Economía y finanzas, Política on 28 agosto 2009 at 1:21 pm

Después del fraude electoral en el 2006, Calderón comenzó su proyecto de reforma fiscal evadiendo la necesidad de cobrarle impuestos y eliminar los privilegios fiscales a compañías como Walmart, Coca-cola, Cemex, Bimbo y Telmex creando un nuevo impuesto para los trabajadores y empresarios: el IETU. Obviamente, la evasión fiscal y los privilegios de las grandes corporaciones nacionales y transnacionales -oligarcas, pues- genera anualmente gigantescos huecos fiscales que el gordito de la secretaría de Hacienda tapa con los ingresos petroleros desangrando fiscal y económicamente a PEMEX con impuestos ridículos que merman prácticamente toda su ganancia y no le dejan reinvertir en áreas estratégicas, ésta evasión fiscal, según el historiador Lorenzo Meyer impide que México “recolecte” hasta un 11% de su PIB (sic). Por si fuera poco, el año pasado la situación política y social del país llegó a extremos indeseables cuando Calderón propuso la privatización (encubierta) del sector energético por medio de “contratos de desempeño” (casi lo mismo que contratos de riesgo) y participación privada en áreas estratégicas (privatización por medio de contratismo excesivo). Al final no les salió el jueguito y se aprobó una reforma petrolera (en realidad nunca fue una reforma energética integral y completa) raquítica e insuficiente. Hoy un año después de esa vergonzosa etapa el diario El Universal publica una nota donde Flavio Ruiz Alarcón (consejero de PEMEX) denuncia que “el gobierno pretende dar al sector privado la refinación y el transporte de hidrocarburos por ducto”.

Click para ir a la información.

Click para ir a la información.

Parece que Kessel y Heroles no cesan en sus intentos de entregar los sectores estratégicos de la industria petrolero a las megacorporaciones anglosajonas. Si hacemos memoria PEMEX insistía en contratar a éstas empresas anglosajonas (Shell, Texaco, Exxon, Haliburton, etc) para que ingresaran a explorar y perforar en aguas profundas, acto que es completamente inconstitucional. Bajo el pretexto de que PEMEX no tiene el dinero ni la tecnología para hacerlo e ignorando deliberadamente el hecho de que dicha tecnología se podría rentar, un claro ejemplo fueron las compañías noruegas con tecnología exclusiva para la perforación de aguas profundas a un precio que era completamente costeable para PEMEX, también estuvieron los ofrecimientos del presidente brasileño Lula da Silva para crear una empresa mixta entre PEMEX y PETROBRAS para extracción de crudo tanto en México como en Brasil o dividir sus funciones tales que éstas se apegaran al marco legal mexicano y no “violaran su soberanía”. Obviamente, los ofrecimientos generosos del presidente brasileño fueron rechazados mostrando el interés de los políticos mexicanos de favorecer exclusivamente a las empresas antes mencionadas aún en perjuicio de la soberanía y la constitución.

Hoy en día, la reforma fiscal de Calderón ha demostrado ser un completo fracaso y ello queda en evidencia con la numerosa cantidad de notas relacionadas a una nueva reforma fiscal que se está elaborando actualmente y los enormes recortes al presupuesto y al gasto público, el IETU no ayudó en nada a sanear las finanzas del país, la crisis económica global golpea lenta pero fuertemente a México y el precio y la producción del crudo han caído drásticamente en comparación al del año pasado y pese a ésto, México sigue iendo a contravanguardia pretendiendo otra vez privatizar sectores estratégicos cuando la nueva tendencia es la reestatización de las mismas. Claros ejemplos de lo mencionado anteriormente nos los dio el analista geopolítico Alfredo Jalife-Rahmé en su participación en el debate petrolero el cual cito a continuación:

las prácticas de renacionalización o desprivatización significa “la verdadera modernidad” toda vez que las trasnacionales privadas como Exxon Mobil han sufrido un desplome en sus reservas, y según publicó el Financial Times están en plena decadencia.

la “nueva modernidad” está ejemplificada con las industrias nacionales petroleras de Rusia, Arabia Saudita, Irak, China, Venezuela y Brasil. En este último país cunde una presión gubernamental, empresarial y ciudadana para renacionalizar a Petrobras.

También cita a Rusia cuando en el pasado gobierno, Vladimir Putin, estableció una ley que restringe la inversión foránea en 42 sectores estratégicos. Asimismo, optó por una política moderada de producción para poder legar sus reservas a futuras generaciones…

Evidentemente todo el desastre que gira entorno al debate en PEMEX obedece las intenciones geopolíticas establecidas ya desde hace décadas por los precursores ideológicos del neoliberalismo.

Samuel Huntington, uno de los padres ideológicos del neoconservadurismo, nos dice en su libro El choque de las civilizaciones:

Los Estados deben modificar los conceptos de soberanía y adaptar sus legislaciones al libre avance de las multinacionales.

Es decir que se limita al estado al simple papel de una “gerencia regional” adaptada (una forma elegante de decir subordinada) a las empresas transnacionales…

Un poco de memoria…

En septiembre de 1969, durante el gobierno de Gustavo Díaz Ordaz, se incorporó a la embajada norteamericana en México el consejero de asuntos económicos George Faves. En esos días en los que Díaz Ordaz seguía su modelo de “desarrollo estabilizador” llego a considerar “la posibilidad de que México saldara, en algún momento, su deuda externa con Estados Unidos”. Ésta afirmación fue calificada por George Faves de “retórica y deshonesta” y añadió:

“Para que ésto fuera posible, el gobierno mexicano debería de incluir como parte de la negociación de la deuda a las entidades propiedad del Estado, como Petróleos Mexicanos, Ferrocarriles Nacionales, las líneas aéreas y la Comisión Federal de Electricidad, entre otras para completar honestamente su adeudo.”

Una vez mas se dejan ver las intenciones de E.U. y sus empresas transnacionales por poseer un absoluto control sobre el transporte, la extracción y explotación de los recursos energéticos de nuestro país y, cómo podemos observar en la actualidad, de América Latina en general.

Por su parte Noam Chomsky nos narra la forma en la que fue planteada la geopolítica Estadounidense desde la Segunda Guerra Mundial. En su libro What Uncle Sam really wants nos escribe:

Durante la segunda guerra mundial, grupos de estudio del Departamento de Estado y del Consejo de Relaciones Exteriores realizaron planes para el mundo de la posguerra en términos de lo que llamaron el “Área Grande” que debería estar subordinada a las necesidades de la economía norteamericana.

El Área Grande debía incluir el Hemisferio Occidental, Europa Occidental, el Oriente, antiguo imperio Británico (que se estaba desmantelando), los incomparables recursos energéticos del Oriente Medio… el resto del tercer mundo…

Cada parte del nuevo orden mundial recibió una función específica. Los países industriales  se iban a dejar guiar por los “grandes talleres”, Alemania y Japón, que habían demostrado su proeza durante la guerra ahora estarían trabajando bajo la supervisión de E.U.

El Tercer Mundo debía “realizar su función principal como fuente de materias primas y mercado” para las sociedades industriales capitalistas, como se dijo en un memorándum del Departamento de Estado. Debía ser “explotado” (en palabras de Kenan) para la reconstrucción de Europa y Japón.

Ésto nos lleva a explicar por qué los tecnócratas insisten tanto en el adelgazamiento del estado y la privatización de las empresas nacionales en beneficio de las transnacionales pero el PAN y la derecha mexicana -estando intelectualmente ciegos- siguen iendo a contravanguardia y proponiendo las mismas medidas entreguistas y desleales que han fracasado y han sido abandonadas en otros países, siguen obedeciendo al pié de la letra las recetas que sugiere el FMI (las cuales Joseph Stiglitz calificó de recesivas) lo cual nos ha traído como resultado ser (según el CEPAL) la economía con el menor crecimiento el América Latina, mas de 50 millones de pobres y un constante deterioro social mientras otros países como China, India, Brasil y Rusia desprivatizan sectores importantes y estratégicos de su economía consiguiendo mayor estabilidad y crecimiento.

Fuentes y enlaces:

eluniversal.com.mx

Pemex: entre los consorcios y el bienestar público. Carlos Montemayor, Revista Proceso 1645.

Lo que realmente quiere el Tío Sam, Noam Chomsky.

Ponencia del Dr. Alfredo Jalife-Rahmé: “La poca Madre de los poderosos!

Posts relacionados:

Petróleo robado a Pemex fue vendido a empresa alemana. (El Economista)

Bookmark and Share

Creative Commons License

“PEMEX: Nuevo riesgo de privatización” por ProjectWP está licensiado bajo Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 2.5 Mexico License.

Anuncios
  1. […] – 02/Septiembre/2009 10:38:41 02Septiembre 4HITS Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya Después del fraude electoral en el 2006, Calderón comenzó su proyecto de […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: